Estrategia de póker

By | January 16, 2020

El póker es un juego de decisiones, y tendrás que tomar decisiones correctas para ganar consistentemente. Incluso los mejores jugadores de póker pierden con bastante frecuencia, así que no te rindas cuando pierdas
algunas manos. Ganará más a menudo de lo que pierde si toma buenas decisiones. No juzgue su capacidad de jugar al póquer basándose en unas pocas manos de póquer o incluso en sesiones, sino que observe sus
resultados generales durante días, semanas y meses y procure mejorar diez veces.
Mano de póker
El póker es un juego matemático que ofrece a los jugadores información incompleta. Aunque eso puede sonar un poco complicado, no lo es. En un nivel básico, ganar una mano de póker comienza con la selección de
las manos iniciales para seguir jugando. Si seleccionas correctamente la mano e ingresas a la refriega con una buena mano con más frecuencia que los otros jugadores, generalmente ganarás más de lo que ganan.
Las manos iniciales son muy importantes. Sin embargo, es solo una pieza del rompecabezas de la estrategia de póker. Después de decidir con qué manos jugar, también tendrá que saber cómo jugar esa buena mano,
cuándo subir, cuándo igualar e incluso cuándo retirarse, incluso si tiene una buena mano. Tendrá que calcular las probabilidades, reconocer los patrones de apuestas de otros jugadores, usar su posición y farolear. Todo
esto necesita años de práctica para perfeccionarse.
No te vuelvas emocional
Las emociones pueden arruinar tu juego de póker. Algunos jugadores pueden intentar ponerte nervioso o usar tus emociones en tu contra; para ponerte en la inclinación. Siempre debes mantener la calma y evitar
cualquier juego emocional. Ser emocional te hará tomar malas decisiones que se basan en las emociones en lugar de los números. Por ejemplo, si estás en una racha perdedora, otros jugadores podrían comenzar a
molestarte sabiendo que ya estás enojado por la racha perdedora. Esto podría hacer que juegues mal y tomes malas decisiones porque estás enojado y tratando de compensar las pérdidas. Si eso sucede, debes dejar el
juego para refrescarte. El juego seguirá allí después de un par de horas. Va a estar allí mañana también. Despeja tu mente antes de volver a jugar.
Farol
Se necesita mucha práctica para saber cómo integrar estrategias de farol en su juego de póker correctamente. Necesitas más que la capacidad de mantener una buena cara de póker. Tener una buena cara de póker
significa mantener las mismas expresiones faciales independientemente de si tienes una mano buena o mala, para que los jugadores no sepan cuándo estás faroleando. El farol significa que apostará, aumentará o
incluso irá “all-in” a pesar de no tener la mejor mano.
Básicamente, su objetivo en un farol es lograr que los jugadores con propiedades superiores se retiren por miedo a que sus propiedades sean realmente superiores a las de ellos. Nunca debes farolear con un
abandono imprudente. Elija sus puntos de farol sabiamente, ya que sus oponentes están continuamente aprendiendo y mejorando sus lecturas sobre usted. Los faroles más efectivos son aquellos realizados cuando las
condiciones los justifican correctamente. Presta atención a todo lo que sucede en la mesa, las texturas del tablero y qué tan emocionales se están volviendo tus oponentes, y farolea o elige no farolear sabiamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *